El acto central está programado para las 15 y se estima que a partir del mediodía comenzarán a llegar las columnas con docentes de todo el país. A través de esta marcha, pedirán al Gobierno la paritaria nacional docente, la resolución de conflictos en distintas provincias, y revertir lo que consideran "la desinversión en educación".

La segunda Marcha Federal Docente se realiza en un clima de fuerte tensión entre el Gobierno de la provincia de Buenos Aires María Eugenia Vidal y los gremios de los  maestros, a quienes se los amenaza con descuentos y sanciones por ejercer su derecho constitucional de realizar huelga.

Al respecto, la titular de Ctera nacional, Sonia Alesso, apuntó que no solo se trata de un reclamo de paritaria. "También marchamos por más presupuesto y para defender nuestra jubilación", disparó.

Alesso remarcó que otro de los puntos centrales de la protesta es que se resuelvan uno a uno los conflctos del sector en las provincias (derivados de la negativa oficial a discutir una única paritaria) y que se trabaje en una nueva ley de financiamiento educativo. "La inversión del 6 por ciento en educación el Gobierno la está incumpliendo”, denunció la dirigente.

En el caso de los docentes bonaerenses, tras una jornada de acusaciones cruzadas entre funcionarios del Gobierno provincial y el Frente de Unidad Docente (FUD)

Según publicó la FEB,  durante la primer jornada adhirieron entre un 85% y 90% de trabajadores, y advirtieron que se espera una gran concurrencia a la Marcha Federal.

Por su parte, el subsecretario de Educación bonaerense, Sergio Siciliano, confirmó que habrá una nueva convocatoria a los docentes para retomar las negociaciones, pero no dio precisiones acerca de cuándo se realizará el encuentro.

"Nos parece una medida de absoluta irresponsabilidad decretar un paro en una semana corta, donde ya teníamos un feriado. Es una medida triste. Tres días a la semana los chicos no van a ir a clases y van a perder el ritmo de la escolaridad", cuestionó Siciliano.

Para la titular de la FEB, Mirta Petrocini,  existe "una política de desmembramiento del sistema educativo de la provincia de Buenos Aires, que se manifiesta no sólo en lo salarial, sino también en los problemas de infraestructura de las escuelas, el nuevo sistema de licencias médicas, la falta de cobertura de cargos, el IPS, el IOMA, entre muchos otros problemas".