Es un dato de la última encuesta de la consultora Analogías, realizada en abril. Sólo el 15% cree que están bien los aumentos.

El último sondeo de la consultora Analogías, realizado en la provincia de Buenos Aires entre el 9 y el 11 de abril, es otra de las muestras de lo que está ocurriendo con la opinión pública. Una de las preguntas centrales fue por el aumento de los servicios públicos: "¿Estaría de acuerdo con congelar las tarifas durante dos años?". El 76,2% respondió que sí; el 15,6% sostuvo que no y el 8,2% no contestó. Siguiendo con el mismo tema, la medición consultó sobre el impacto en la economía familiar de los servicios públicos. El 83,9% respondió que lo afectaba y el 14,5%, que no.

Estos datos impactan en una cuestión más global que son las expectativas sobre el futuro. Es un elemento que todos los gobiernos saben que hay que seguir de cerca, con una lupa, porque es un indicador central del clima social. Ante la pregunta de "cómo cree usted que estará la economía este año", el 67% tuvo percepciones que se podrían considerar negativas. Este grupo se dividía en uno del 32,1% que considera que será un año recesivo y un 34,9% que dijo que será de estancamiento. Sólo un 20,8% señaló que crecería.

El impacto en la imagen:

El mismo sondeo de Analogías indica que la imagen positiva del jefe de Estado no detiene su caída de las elecciones del año pasado y, al revés, la imagen negativa no detiene su ascenso. Todavía Macri se conserva en valores que permiten no prender la luz de alarma, pero la tendencia inexorablemente preocupa en sectores del oficialismo. Los números concretos son: un 52% tiene una percepción negativa del presidente y un 46%, positiva. Un bueno modo de observar la evolución es tomar los valores de enero pasado, incluso después de la conflictiva reforma previsional que implicó un ajuste de las jubilaciones. En ese mes, los números que se acaban de mencionar estaban invertidos. El 52% veía positivamente al mandatario y el 46%, negativamente.

Fuente: Diario Tiempo Argentino