Así lo aseguró el ex  Secretario de Seguridad en una entrevista radial al ser consultado por los casos de inseguridad que en menos de 48 horas arrojó dos víctimas fatales. Cuestionó las políticas de seguridad y denunció falta de conducción política y vaciamiento de las policías.

Tras los episodios de inseguridad registrados en los barrios porteños de Flores y Mataderos, Sergio Berní  describió que “en algunas zonas de la Ciudad  aumentó casi un 65% los delitos violentos y va a cerrar el año, en episodios de ocasión de robo duplicando el año pasado”.

Además, el ex Secretario de Seguridad del Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner explicó: “Hay un malestar por el traspaso de la PFA al área de metropolitana por varias causas, y casi todas son comprensibles, y no solamente cuando hablamos de malestar no sólo lo decimos por parte de las policías, sino por el malestar de cada uno de los gobiernos del país, porque no se olviden que la PFA es exactamente eso: Federales”.

Berni puntualizó que el problema va más allá de la división de las policías y manifestó: “Lo que está sucediendo no tiene nada que ver con dividir la policía en dos. Lo que está pasando es que no hay una conducción política de las fuerzas de seguridad”.

“La policía se encuentra en las calles sin órdenes claras, abandonada, la gente que trabaja tiene la mitad de las herramientas (nosotros a fin de año habíamos dejado mil patrulleros y las comisarias tenían 6 o 7 móviles)”, detalló Berni.

Siguiendo esa línea, el ex Secretario de Seguridad subrayó: “Quien tiene la responsabilidad operativa de la conducción de las fuerzas de seguridad tienen que estar alado de sus hombres dando directivas claras y concretas, porque sino el policía se siente abandonado a su suerte”, para luego informar que “hay una gran disminución del entrenamiento y la capacitación de la policía”.

Respecto al barrio de Flores en concreto, Berni recordó que bajo su gestión se creó el cuerpo de prevención barrial. En la Villa 1-11-14 tenía adentro del barrio 7 puestos con Gendarmería para luego denunciar que ya no existen más

También denunció que se desarmaron todos los tipos de controles que se habían instalado para el ingreso a la Ciudad “que funcionaba como una barrera de disuasión de todos los delincuentes que querían ingresar a CABA”.