La ANSES desde mayo dejó de pagar a los estudiantes universitarios becados por el plan que se otorga a jóvenes sin empleo o con bajos ingresos para que no abandonen sus estudios. Desde el Ejecutivo aseguraron que se debe a un “error administrativo”.

Tras los recortes aplicados a los beneficiados por discapacidad y a viudas mayores, el gobierno de Mauricio Macri, dejó de pagar las becas del Plan Progresar a los estudiantes universitarios de bajos recursos o con empleos precarios, durante mayo y junio últimos.

Luego de un cruce de acusaciones entre el Gobierno y las universidades, la ANSES confirmó que las becas se pagarán los primeros días de julio, retroactivas a mayo.

Como en otras oportunidades, el Gobierno realizó diferentes y confusos malavares para explicar el recorte en el Plan Progresar y la propia ANSES acusó a las universidades de no haber pasado la información requerida por lo cual “los alumnos no cumplían con los requisitos mínimos de materias aprobadas por dos años; mientras que a Secretaría de Bienestar Universitario decía que se trataba de un problema de la ANSES.

A través de un comunicado, el organismo señaló que "en estos días, el Ministerio de Educación y Deportes ha vuelto a requerir a las jurisdicciones e instituciones de nivel superior (terciarios y universitarios) que verifiquen el cumplimiento de los requisitos académicos de los alumnos identificados como no-informados, a fin de remitir la información a la ANSES y habilitar los pagos pendientes de esta prestación".

El Plan Progresar fue una iniciativa que nació bajo la administración de la ex presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, la cual está destinado a jóvenes entre 18 y 24 años inclusive con ingresos menores a 3 salarios mínimo, vital y móvil. El monto de la prestación es de $900 y se paga el 80% ($720) a partir de la inscripción y se retiene un 20% ($180) todos los meses.