En un marco de crisis económica y devaluación de salarios, desde este lunes el gobierno porteño le dará un nuevo golpe al bolsillo de los trabajadores.

La medida cautelar que frenaba el aumento fue suspendida por la Justicia porteña que estaba frenado desde el mes de julio.

El subte que es utilizado por miles de pasajeros de provincia de Buenos Aires y de la Capital Federal aumentará un 67%. Pasará a valer de $4,50 a $7,50.

La causa fue iniciada por el auditor de la ciudad Facundo del Gaiso, los legisladores del Frente de Izquierda Patricio del Corro y Marcelo Ramal, el ex diputado de Alejandro Bodart y el delegado de la línea B, Claudio Dellecarbonara, quienes cuestionaron la forma en que se estableció la tarifa técnica que se toma como referencia para fijar el precio del boleto.

Por su parte, el auditor Facundo del Gaiso, sostuvo que “seguimos sin saber si el valor de la tarifa técnica del subte es el adecuado, la Cámara levantó la cautelar sin resolverlo“.

La nueva tarifa empezará regir desde el lunes 31 de octubre.