A raíz de una circular interna de Edesur, a la que tuvo acceso Primereando, se conoció la decisión de la empresa eléctrica de no permitir a los clientes que deben más de 10 mil pesos en sus facturas refinanciar la deuda o pagarla en cuotas. Producto de esa iniciativa y de los descontrolados tarifazos, 33.976 hogares se encuentran  sin luz. 

En uno de los apartados de la circular, se establece: “Si el cliente está sin el suministro por falta de pago se debe abonar toda la deuda y no se los deriva al Call Center, de la misma forma en la que si un cliente se presenta en la oficina, si se encuentra cortado por falta de pago debe abonar la deuda completa, no se financia la deuda”. 

Para que uno de los clientes de Edesur pueda realizar gestiones a través de un Call Center, el usuario “debe estar con suministro y la deuda debe ser inferior o igual a los 10 mil pesos”, reza el documento de la empresa eléctrica, que luego agrega: “Si la deuda es mayor a 10 mil tampoco se deriva al Call Center”. 

El 4 de abril último, Edesur anunció con bombos y platillos, un “plan de facilidad de pago”, que consiste en abonar las factura en 3 o 6 cuotas con interés y anticipo, expresión mentirosa que no encuentra solución al drama de las consecuencias de los tarifazos.