La Justicia de Jujuy condenó este miércoles a la dirigente y líder de la Tupac Amaru por el escrache al gobernador en el año 2009. Sólo un testigo, empleado del gobernador, la señaló como la organizadora. “Es lo que calculábamos, lo vamos a apelar”, dijo la abogada de la líder de la Tupac Amaru.

El Tribunal Oral Federal n°1 de Jujuy pasó a un cuarto intermedio de dos horas antes de dictar la sentencia en la causa contra la líder de la Tupac Amaru quien, antes de la decisión, se dirigió a los jueces y les dijo que “no se dejen apretar por el poder político”.

La sentencia de tres años de prisión en suspenso se conoció durante la tarde de este miércoles. Horas antes, Sala había afirmado: “Simplemente queríamos la igualdad en un país tan rico, ese fue nuestro pecado”.

“Nosotros volvimos a instalar la cultura del trabajo, volvimos a inculcar que había que construir nuestras propias viviendas, nuestro propio futuro”, había expresado, según informó Página12. “Siento mucho dolor interno por la injusticia que estamos viviendo porque no hemos robado nada, hemos trabajado, hemos dignificado a miles y miles de compañeros”, continuó Milagro y afirmó: “Dignificar a los que menos tiempo me significó estar sentada en este sillón”.

“Nosotros no tuvimos nada que ver y pedimos que los jueces no se dejen apretar por Gerardo Morales”, insistió. Los testimonios confirmaron que Milagro no estuvo presente en ese escrache, pero se la acusa como instigadora en base a los dichos de un testigo que trabaja para Morales e intentó esconderlo en su declaración.

La dirigente fue detenida el 16 de enero último a causa de un supuesto acampe que había realizado en la Plaza Belgrano de San Salvador de Jujuy con la organización Tupac Amaru.