El presidente del Banco Central hizo un sorpresivo elogio a la política de desendeudamiento de los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner y aseguró que eso permitió la política de "gradualismo" que llevó a cabo la nueva gestión.

"El kirchnerismo, es cierto, generó un déficit muy grande, pero, por otro lado, dejó un nivel de deuda muy bajo. Eso permitió la gradualidad", afirmó Sturzenegger en un extenso reportaje con Jorge Fontevecchia, publicado el domingo en el diario Perfil.

El titular del BCRA defendió el tipo de cambio flotante, aunque genere disparadas del dólar, como las de la semana pasada. Al respecto, consideró que "es un amortiguador de shocks externos", que "mantiene el balance interno" y que "va a generar el proceso de la desdolarización, que será muy bueno".

En ese sentido, les respondió a quienes dicen que hay atraso cambiario y aseguró que "cuando el tipo de cambio se tenga que acomodar, se va a acomodar". "Respeto a las tasas de interés, es lo mismo. Las tasas marcan el nivel de dureza monetaria que se tiene. El nivel de dureza estará condicionado por la evolución del ritmo de inflación", señaló.

Consultado sobre el déficit en la balanza comercial, que fue el más alto de la historia, indicó que "es bastante natural que en este proceso uno tenga un déficit en cuenta corriente" y admitió que las inversiones no llegaron de acuerdo con lo previsto: "Cuando hacíamos las proyecciones en 2015, estimábamos para 2016 y 2017 números mayores, porque pensábamos que la inversión extranjera directa iba a venir más rápido".

Fuente: El País Digital