Carolina Stanley puso un manto de silencio a la denuncia de la joven militante del PRO, Rosaura Cipres, quien trabajaba para Peter Robledo en la cartera que conduce.

Cipres, antes de ser despedida tras informar que estaba embarazada de un mes y medio, cobraba -según denunció- un salario de 10 mil pesos, pero en diciembre del pasado año, una vez concluida la elección de medio término, fue desplazada de su cargo, pero -pese a haber sido despedida- aún figuraba activa en ANSES, y con un salario 15 veces más abultado que lo que realmente cobraba.

Se le explicó que la subsecretaría que conducia Robledo le depositaba 150 mil pesos, e inmediatamente se los retiraban para destinarlos a manos de sus jefes, denunció la joven. Y, aún 8 meses luego de haber dejado sus funciones, la maniobra sigue en pie.

Es decir, Robledo le pagaba 150 mil pesos, y retiraba de la cuenta de Rosaura 140 mil, solo quedaban los 10 mil pesos que ella percibía en concepto de haberes.

La denuncia realizada por la ex militante de Cambiemos ya está en poder del juez federal Sebastián Casanello, quien ordenó medidas de prueba e investiga al funcionario del PRO por presuntos desvíos de recursos en la Subsecretaría Nacional de la Juventud, a su cargo.

Al parecer, según las fuentes, en la denuncia hay copias de mails y de mensajes de WhatsApp en los cuáles se entiende sin interpretar demasiado que múltiples gastos de la campaña bonaerense se pagaron con recursos de la subsecretaría en poder de Robledo.

Robledo asumió en 2016 al frente de la Subsecretaría de la Juventud de la Nación. En su primer año ordenó 26 despidos en esa dependencia de trabajadores que tenían contratos hasta diciembre. Los acusó de “ñoquis” y “militantes” y afirmó: “No quiero que la subsecretaría sea un local partidario de La Cámpora ni del PRO”. Sin embargo, los reemplazantes de los despedidos fueron militantes del macrismo.

El funcionario también quedó envuelto en un escándalo tras haber invitado a dirigentes del partido neonazi Bandera Vecinal, que encabeza Biondini, a compartir una reunión en Casa Rosada junto al jefe de Gabinete, Marcos Peña, la ministra de Desarrollo Social Carolina Stanley y una veintena de dirigentes juveniles de distintos partidos políticos. El escándalo se acalló pero Robledo permaneció en su cargo.

También tuvo otro momento de efímera fama cuando publico en las redes sociales un book fotográfico junto a dos “amigos”, en la gran manzana, tras viajar con gastos pagos por el Estado a New York a participar de un encuentro de jóvenes en Naciones Unidas.

Fuente: Infonews