Ahora fue el escritor cercano al oficialismo, Federico Andahazi, el que cargó contra el número de desaparecidos. “Es una obscenidad decir que son 30.000 los desaparecidos”, disparó desafiante. El regreso de los ataques a los derechos humanos.

“‘A mí lo que más me asusta de la humanidad es el fanatismo, la ceguera del fanatismo, porque uno no hace más que cerrar los ojos, repetir dogmas y verdades instaladas‘”. Ese fue el argumento elegido por el escritor Federico Andahazi, para volver a instalar en debate el número de desaparecidos.

Y, como el fetiche que suele repetir el oficialismo cada vez que no enfrenta una contienda electoral, arremetió con el que para él es el peor de esos conceptos: los 30.000 desaparecidos. "Si son 29.999 a mí me importa saber quién es ese otro y si son 31.000 yo también quiero saber", advirtió.

“No pueden ser 30.000, es un número redondo, es una obscenidad decir que son 30.000. Es como ponerle un precio”, sentenció respecto de las víctimas del terrorismo de Estado de la última dictadura militar que sufrió la Argentina.

En diálogo con A24 Andahazi agregó: “A mí sí me importa la verdad”."No son 30.000 porque no pueden ser 30.000, es un redondeo. Es una obscenidad decir que son 30.000", repitió una y otra vez.

"Esto que fue muy auspicioso al retorno de la democracia, que fue el Nunca Más, trajo aparejada una cantidad de dogmas que no son sanos‘", completó para cargar otra vez contra la las organizaciones de derechos humanos.

"Es una discusión de fanáticos que va generando una serie de dogmas y después un sistema de dogmas construye una secta", concluyó. Desagradable.