La UOM Río Grande decidió no homologar el acuerdo que ponía fin a las paritarias hasta el 2020, llamó a un paro y planteó la necesidad de declarar la emergencia laboral por el término de un año para evitar despidos.

Los metalúrgicos fueguinos anunciaron que el acuerdo que pretendía congelar salarios en el sector hasta el 2020 se cayó tras un congreso de delegados, donde se denunciaron las “presiones y extorsiones” a la que fueron expuestos para firmar la quita del derecho a las paritarias.

El congelamiento de salarios había sido suscripto por la UOM con funcionarios de Mauricio Macri, la gobernadora Rosana Bertone y la Asociación de Fábricas Argentinas Terminales de Electrónica (Afarte), a cambio de que no hubiese despidos ni suspensiones y que se protegiera la industria local.

“Aún con la firma de este acuerdo, el Gobierno ha avanzado en la firma de un decreto que modifica los aranceles a los productos importados y además ha eliminado las licencias no automáticas. Por eso, nos hemos visto en la obligación de avaluar y actuar consecuentemente", explicó el secretario general adjunto de la UOM Rio Grande, Marcos Linares.

La negativa de los metalúrgicos frena la aplicación del convenio, que hoy debía ser homologado para que entrara en vigencia.

La UOM local también anunció una huelga de 14 a 17 horas, con una movilización desde el Parque Industrial al centro de Río Grande, y el impulso de un proyecto de ley en la Legislatura fueguina para evitar despidos en el sector.

“Queremos que se decrete la emergencia laboral y ocupacional por el término de un año, que se garanticen las paritarias libres para todos los sectores y que no se intente condicionar a ningún tipo de sector, tanto en el ámbito público como privado y que se prohíba los despidos", concluyó Linares.