El ex jefe comunal de Almirante Brown pasó por casi todas las fuerzas políticas: fue kirchnerista, massista, sciolista y ahora se pone las ropas del macrismo. Será embajador en Ecuador, en reemplazo de Luis Juez, quien fue echado luego de tratar de "mugrientos" a los habitantes de ese país.

La trayectoria de Darío Giustozzi en 10 años mostró todos los rostros posibles del oportunismo político. Asumió en 2007 como intendente de Brown con una lista del Frente para la Victoria. Por supuesto, acompañó y elogió a Cristina Fernández de Kirchner. En 2013, se pasó al Frente Renovador conducido por Sergio Massa. Dos años después abandonó ese espacio con duras críticas.

En 2015, volvió al FPV aunque no le fue nada fácil: debió enfrentar unas PASO contra Mariano Cascallares, quien reunió a sciolistas y kirchneristas detrás suyo. Cascallares ganó la interna y luego se quedó con la intendencia.

En el llano, Giustozzi volvió a hacer lo que mejor le sale: pegar el salto. Así fue que se acercó a Cambiemos. Ese viraje tuvo su sorpresivo premio ahora cuando fue designado como embajador de Ecuador. Con poco, podrá superar a su antecesor, Luis Juez, quien trató de "mugrientos" a los ecuatorianos, quienes pidieron su rápida salida.