En un comunicado muy crítico trabajadores de Arsat acusan al gobierno de mentir y vaciar la empresa, mientras que "medios como Clarín, buscan confundir a la sociedad y tapar el desarme de la empresa”.

El comunicado que se difundió por los trabajadores de Arsat manifiesta que: “El gobierno de Macri sigue insistiendo que el satélite Arsat-2 no estaba comercializado. “Cuando asumimos, recibimos Arsat-2 con un factor de ocupación del 0 por ciento”, dijo Rodrigo de Loredo al diario Clarín, que funciona como sala de prensa de la empresa que se comunica a través de este diario, incluso con los propios trabajadores de Arsat”.

También dan cuenta de la situación de la empresa y señalan que “los actuales clientes de Arsat-2, salvo Torneos y Competencias que es el único logro de la actual gestión, ya eran clientes de Arsat sobre plataformas de terceros y apenas fue puesto en operación el satélite se comenzó el proceso de migración. Estos tres clientes correspondían al 30% de ocupación del satélite y eso ya estaba contemplado en el Plan de Negocios que se entregó a las autoridades que asumieron a finales de 2015. No insistan, se nota y queda mal”, sostienen indignados.

Además agregan “que de Loredo tome como un logro propio haber conseguido la totalidad de los clientes del Arsat-2 da vergüenza. Tal vez la única explicación para un proceder tan bajo es que se encuentra en el dilema de estar en una empresa del Estado que tiene, por ley, la meta de impulsar el desarrollo satelital y la inclusión digital dentro de un gobierno neoliberal a ultranza que quiere un estado débil que no se interponga en sus negocios y que no tiene la menor preocupación por la soberanía tecnológica”, señala el comunicado.

Con respectos a los medios de comunicación que actúan tapando la situación real de Arsat expresan:“ Entonces, para no ser noticia solamente por vaciar la sala limpia de INVAP de satélites, frenar el despliegue de la TDA o sufrir un recorte en las inversiones de más del 80% para 2016, busca ser noticia con frases vacías y falsas que, con la complicidad de medios como Clarín, buscan confundir a la sociedad y tapar el desarme de la empresa”, así lo expresan en su denuncia los trabajadores de Arsat”.

En cuanto al presidente de la empresa que asumió en la gestión de Cambiemos se preguntan: “¿Qué pasaba si de Loredo asumía en Arsat el 29 de septiembre de 2015? ¿Se hubiera adjudicado la fabricación y el lanzamiento del Arsat-2? No importan las mentiras que suelten en Clarín y La Nación, los satélites de Arsat, la TDA, la Red de Fibra y el Data Center son proyectos de Néstor y Cristina”, continua el comunicado.

“Recibieron una empresa con dos satélites diseñados y construidos en el país, una Ley para hacer 8 más en los próximos 20 años, 3500 VSAT (2000 mil en escuelas rurales) 88 estaciones de TDA y cobertura de televisión abierta en todo el país, un sistema de Video a Demanda del cine nacional, una red de fibra con 11 mil kilómetros en servicios y un cronograma para llegar a 36 mil a principios de 2017, un centro de datos con las mejores certificaciones, una facturación de casi 800 millones de pesos para 2015 (los contratos satelitales en dólares a un valor de 9) y un equipo de 500 trabajadores con la capacidad de llevar adelante estos proyectos”, remarca el escrito.

Ante el interrogante sobre lo logrado en el primer año de gestión aseveran: “¿Qué hicieron en un año? Nada nuevo y frenaron gran parte de los proyectos. De una inversión para 2016 aprobada por el Congreso de la Nación de 350 millones de dólares, solamente les permitieron ejecutar 55. Esto, sumado al nulo interés en el cumplimiento de la Ley 27.208 de desarrollo de la Industria Satelital, provocó la suspensión de Arsat-3. Frenaron el despliegue de la TDA, los planes de acceso para que la población más desprotegida pueda migrar del analógico al digital y hasta sacaron de la venta los kit satelitales para recepción de la TDA Satelital. Perdieron el manejo del Data Center que fue absorbido por Modernización, lo que debilita la gestión comercial de Arsat ya que las soluciones de IT se comercializan junto con la de conectividad. Y como si fuera poco, el suegro autorizó siete satélites extranjeros que compiten con Arsat”.

“Pero no hay que dejar de reconocer lo bueno, les vendieron 18 Mhz a los jefes de TyC, llenaron (bien) los formularios para derechos de aterrizaje en Paraguay y bajaron el costo de la limpieza. Después contrataron a la consultora McKinsey por un millón de dólares para que hiciera un plan de negocios secreto que no les aportó nada, pero esa ya es otra historia”, insisten los trabajadores sobre los errores de la nueva gestión.

Para concluir marcando: “Dejen de intentar sobresalir hablando mal de los demás. Hagan su trabajo y traten de estar un poco a la altura de todo lo que nos dejaron Néstor y Cristina”.