Desde fines de diciembre, los trabajadores de Jefatura de Gabinete de Ministros de Nación, a cargo de Marcos Peña, se encuentran en estado de alerta debido a una serie de despidos injustificados y la falta del cumplimiento del decreto 254 que preveé tres y doce meses de evaluación según antigüedad.

Según un comunicado de los trabajadores, a estos puntos “se suma la decisión de la actual gestión de recortar horas extras reduciendo, drásticamente, el salario de los trabajadores, con el agravante de ver cómo el macrismo se dedica a perseguir ideológicamente a los trabajadores del edificio y a estigmatizar a los estatales”.

Luego de una asamblea realizada el viernes 15 de enero, los delegados de ATE fueron convocados por la directora de Recursos Humanos, Lic. Belén Moretti, quien aseguró que se respetarían los tres meses de evaluación previstos en el Decreto 254.

En menos de una semana de ese acuerdo, una ola de telegramas informaba a los trabajadores que sus funciones finalizaban el 31 de enero, "argumentando falazmente que la razón de los despidos es la no concurrencia a sus puestos de trabajo".

“Cabe destacar que tanto funcionarios de Recursos Humanos, como de la Secretaría de Comunicación Pública, efectuaron relevamientos en diferentes horarios y corroboraron que todos los trabajadores estaban presentes en sus puestos de trabajo. Sumando a esto  las planillas de asistencia que se firman diariamente y el control biométrico que se realiza tanto para el ingreso, como para el egreso del edificio”, comunicaron los trabajadores.

Ante la gravedad de la situación, los trabajadores nucleados en ATE convocan a una asamblea general “para exigir que las autoridades reciban a los representantes de los trabajadores con el fin de resolver el conflicto que afecta a cientos de familias”.