El titular de la cartera educativa nacional, Nicolás Trotta, se mostró molesto por la decisión del gobierno porteño de decretar la vuelta de las clases presenciales en el mes de febrero, cuando en todo el país se está evaluando el comienzo del ciclo lectivo en marzo, si las condiciones epidemiológicas lo permiten. Más todavía, porque asegura que la decisión del gobierno de Horacio Rodríguez Larreta, se dio sin ningún tipo de consulta o coordinación con el gobierno de la provincia o el de la Nación.

“Tiene que haber una máxima articulación entre la ciudad y la provincia de Buenos Aires. Me pareció un anuncio incorrecto que las clases vuelvan en febrero sin haber dialogado previamente con la provincia”, sostuvo Trotta en diálogo con Todo No Se Puede.

Para el funcionario, la zona del AMBA es un “territorio que no tiene fronteras” y explicó que muchas familias del Conurbano bonaerense o bien de algún barrio de la capital, llevan a sus hijos a diferentes escuelas que dependen de una u otra zona, por lo que no existe diferencias territoriales.

“Hubo ausencia de voluntad de diálogo”, enfatiza Trotta, que considera que “hasta que no haya una vacuna aplicada para generar el efecto rebaño, vamos a tener que vivir con protocolos” en las escuelas.Aun así, todo indica que la vuelta a clases se daría en marzos con la llegada de la vacuna rusa y otras que se vayan sumando en la carrera internacional, como la recientemente aprobada vacuna de Pfizer.

“Hoy hay clases en la provincia de Buenos Aires, pero no tenemos la certeza absoluta…miren lo que está ocurriendo en Europa”, explica el ministro.En diálogo con Albino Aguirre y Jorge Peroni, el ministro de Educación de la Nación ratificó que –de todas formas- ya se están dando clases presenciales en algunos municipios de la provincia de Buenos Aires y en gran parte de las provinciales del país.

“Va haber clases según la realidad epidemiológica de cada distrito. Puede haber algunos que vuelvan masivamente de forma presencial, pero con protocolos”, aclaró.“Tenemos que darles la mayor certeza a las familias en un marco de incertidumbre. Todo parece suponer que el ciclo lectivo 2021 va a ser el ciclo que va a recuperar la normalidad que hemos perdido”, se ilusionó Trotta.