Más de la mitad de les legisladores -29 de los 49- firmaron un proyecto que, tras el argumento de una supuesta promoción de los derechos de la mujer embarazada y del niño por nacer, incorpora una aberrante medida: la prohibición de los abortos inclusive en casos de violación.

Cabe destacar que la práctica de estas intervenciones está habilitada por el artículo 86 del Código Penal Argentino. Su vigencia fue confirmada en 2012, a partir del fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación (CSJT) en la causa “FAL”, en el que se avaló la interrupción del embarazo que cursaba una adolescente de 15 años, como consecuencia de los ataques sexuales que había sufrido de parte de su padrastro.

La iniciativa impulsada por el peronista Marcelo Caponio, sostiene que esas disposiciones son contrarias a la Constitución de la Nación y de la Provincia y de tratados internacionales con rango constitucional. “Respetamos todas las normas y lo establecido en la Carta Magna. No vamos en contra de ningún artículo. Estamos avanzando para que (esta postura) no quede en una cuestión declamativa, sino que el Estado (provincial) esté al lado de la mujer y el niño, y se salven las dos vidas”, indicó el presidente de la comisión de Asuntos Constitucionales e Institucionales.

La nueva alternativa consigna expresamente el rechazo a las intervenciones derivadas de un abuso. “Queda absolutamente prohibida la discriminación al niño por nacer gestado por causa de violación”, reza el artículo 4°. En ese sentido, las decisiones del Poder Legislativo sobre el tema, sin embargo, están alineadas con esta postura antiderechos: El 2 de agosto, se aprobó la declaración de Tucumán como “Provincia provida”. Y en junio de 2001, se sancionó la ley que establece cada 25 de marzo como “Día del Niño por Nacer”.

Fuente: Política Argentina