Se trata del escándalo por los fondos que la ANSES invirtió en Axis, una empresa que fundó y presidió Luis Caputo, ministro de Finanzas. El propio Caputo aprobó la operación. Según la Unidad Fiscal de Investigaciones de Delitos de la Seguridad Social (Ufises), que conduce Gabriel de Vedia, esa acción "configuraría el delito de negociaciones incompatibles con el ejercicio de la función pública".

En su dictamen, el fiscal pide investigar además a Emilio Basavilbaso, titular de la ANSES, y a Gustavo Marconato, Luis María Blaquier y Pedro Lacoste, quienes integraban junto a Caputo el comité ejecutivo del FGS que aprobó las inversiones a través de Axis.

Entre otras irregularidades, De Vedia mencionó que ANSES había adquirido Lebacs de forma directa, sin pagar honorarios ni intermediaciones. Eso cambió en abril de 2016 y en el camino se beneficio a AXIS, que cobró por el servicios prestados. "Resulta llamativo que, en un mismo periodo, el Comité del FGS haya suscripto LEBACs a través del FCI Axis Ahorro Plus con la consecuente obligación de abonar los honorarios fijados y también haya adquirido dichas letras en forma directa sin pagar gastos extras", destacó el fiscal.

El fondo en cuestión, AXIS, fue fundado en 2008 por el propio Caputo, que lo presidió hasta diciembre de 2015, seis meses de la operación millonaria. Además, en esa empresa trabaja la hija de un hermano. La ley de Ética Pública asegura: “Abstenerse de tomar intervención, durante su gestión, en cuestiones particularmente relacionadas con las personas o asuntos a los cuales estuvo vinculado en los últimos TRES (3) años o tenga participación societaria”. Claramente, Caputo violó esa norma.