Miles de personas se movilizaron desde Plaza de Mayo en reclamo de “educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir”. Cientos de mujeres fallecen cada año interrupciones de embarazo en forma clandestina, la primera causa de muerte materna en el país.

Tras el Día de la Lucha por la Despenalización y Legalización del Derecho al Aborto, una multitud marchó desde Plaza de Mayo hasta el Congreso para reclamar el tratamiento del proyecto de ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE), que ya va por su sexta presentación consecutiva en el parlamento.

La movilización se realizó en Capital Federal y otros puntos del país, bajo la consigna “Un Grito Global por el Aborto Legal” y “educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir”.

Durante la jornada, se pudieron observar carteles con los nombres de mujeres fallecidas por interrupciones de embarazo en forma clandestina, además de banderas, body paints y grafitis en favor de la legalización.

“Hay 300 mujeres que mueren al año en las estadísticas que se conocen, y aclaro que son las que se conocen porque en muchos casos llegan a los hospitales y las registran con otros diagnósticos”, remarcó la diputada nacional Natalia González.

Frente al Congreso se leyó un documento que exige, además del tratamiento de la ley de IVE, la “implementación real y efectiva en las escuelas del Programa Nacional de Educación Sexual Educación Sexual Integral con perspectiva de género y laica”, además de la aplicación en Córdoba del Protocolo de Aborto No punible del Ministerio de Salud de la Nación, que en la provincia no se pudo implementar por un recurso de amparo de una ONG.