En encuentros separados, un sector importante de la CGT y las dos CTA cuestionaron la reforma laboral que propone el Gobierno de Mauricio Macri y criticaron el programa económico nacional. "El Gobierno ataca a los trabajadores y a los sectores más vulnerables", señalaron. Realizarán una marcha al Congreso.

Con la presencia del hijo más combativo de Hugo Moyano y de Sergio Palazzo, de los Bancarios, se reunió la Corriente de los Trabajadores, un sector de la CGT. Hasta el momento, Moyano no participaba de esa corriente interna que fue muy crítica de la conducción de la histórica central. Ahora esos caminos se acercaron a partir de la profundización del modelo de Cambiemos.

"Se hace necesario crear una unidad en la acción: aún teniendo algunas diferencias con algunos sectores, nos une la necesidad imperiosa de confrontar con un modelo político, económico y social que agrede a los trabajadores”, aseguró Palazzo en el encuentro.

En el acto, Moyano se distanció del triunvirato que conduce la CGT, que acompañará la reforma laboral del macrismo. "Por más que algunos dirigentes hayan dicho que hay un acuerdo, somos muchos los dirigentes y muchísimos los trabajadores que no lo estamos, porque la reforma va a traer despidos y congelamiento de los salarios”.

Además, el camionero pidió armar un "frente común" con otros sectores del sindicalismo, en referencia a las dos CTA. Tanto Hugo Yasky como Pablo Micheli son muy críticos del macrismo. En el acto realizado por la Corriente Federal en Luján se propuso también "la realización de una masiva movilización al Congreso nacional. Los trabajadores tenemos que decir que no queremos esta reforma".