El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, visitó el centro de vacunación ubicado en el predio de San Lorenzo, en Boedo. Allí fue interceptado por una docente que le reclamó por la muerte de sus compañeros, que fueron empujados a la presencialidad y fallecieron a causa de la covid-19. Lejos de inmutarse o conmoverse, el alcalde de la ciudad de Buenos Aires la ignoró por completo.

La docente comenzó a leer la lista de los trabajadores de la Educación fallecidos, y responsabilizó por ello al Gobierno porteño, que “no garantizó la virtualidad y los dispositivos para todos los niños y niñas” y puso en riesgo la vida de cientos de personas con la obligatoriedad de las clases presenciales, en medio de la segunda ola de coronavirus.

“Por responsabilidad del Gobierno de la Ciudad se murió: Ramón Juárez, Fanny Flores, Emilio Gutiérrez; Graciela Romero; Silvina Flores; Sergio Nieto; Mónica Suárez; Sergio Vicino; Marcelo Mendoza; Juan Carlos Ramírez; Marcelo Becker; Jorge Langone; Nelly Espejo; Daniel Mastrángelo; Silvia Corradini; Anahí García; Juan Roldán; Ramón Núñez; María Josefa Milioni; Oscar Colombo; Juan Carlos Ramírez”, enumeró la mujer mientras Rodríguez Larreta caminaba sin siquiera mirarla.

Los asistentes de Larreta impidieron el paso a la docente, que al grito de “Presentes” mencionaba uno por uno los nombre de los 25 por sus compañeros docentes y no docentes que fallecieron desde el 17 de febrero, cuando el Gobierno de la Ciudad decidió imponer las clases presenciales.

“Todos ellos murieron por responsabilidad tuya y de la ministra Soledad Acuña”, concluyó la mujer, mientras el Jefe porteño posaba para la foto con los fanáticos que se le acercaban.