El Gobierno arribó a un acuerdo con las organizaciones sociales para destinar unas 70.000 vacunas contra el coronavirus destinadas a los colaboradores de los comedores y merenderos populares, con la intención de evitar el cierre de esos espacios.

De esta forma, se organizó el cronograma para la aplicación de las vacunas en el contexto de pandemia, que desde el año pasado afectó a varios de los más de 1.200 comedores por contagios de varios de sus dirigentes.

La ministra de Salud, Carla Vizzotti, diagramó cómo se llevará a cabo el proceso de vacunación durante una reunión que mantuvo con Dirigentes del Movimiento Evita y de Barrios de Pie, luego del pedido que le hicieron al presidente Alberto Fernández.

De esta forma, el Gobierno y las organizaciones sociales buscan evitar el cierre de los comedores, una preocupación constante en medio de la crisis sanitaria, que se suma al pedido "urgente" para que la comida llegue a los barrios populares.

La solución al reclamo se dio tras un planteo que se evaluó en la Casa Rosada a solicitud del ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo.