El ex legislador porteño amplió su denuncia este lunes contra la diputada nacional de Cambiemos Graciela Ocaña, por la posible comisión de los delitos de enriquecimiento ilícito, negociaciones incompatibles con su condición de funcionaria pública y falsedad maliciosa en la presentación de su declaración jurada del año 2016 donde, según la denuncia, expresa un "notable" crecimiento de su patrimonio.

La causa se encuentra a cargo del juez federal Julián Ercolini. Por eso Verá presentó una foto de la casa en cuestión, ubicada sobre la calle Petrel, entre Albatros y Almirante Brown, una zona de alto valor inmobiliario, a cien metros del mar.

El referente de La Alameda además le solicitó al magistrado que "se tenga por ampliada la denuncia en los términos expuestos" y que se le confiera "el rol de querellante".

Vera inició la causa en febrero último cuando aseguró que Ocaña conserva una casa en la localidad balnearia de Mar de las Pampas que donó a las hijas de su pareja -dos de ellas empleadas en el PAMI cuando ella fue interventora- y que no habría declarado nunca entre sus bienes.

Para el ex legislador el patrimonio de la diputada del oficialismo sería de casi 5 millones de pesos, entre inmuebles que incluyen “una mansión en un country, un departamento en Puerto Madero y dos domicilios más” y empresas que tienen sus oficinas en la fundación Confianza Pública, que ella dirige.

Por su parte, el encargado de prensa de Ocaña, Pablo Ávila, desmintió “absolutamente" la denuncia de Vera, según consignó el diario Perfil.

En ese sentido, aclarando que la propiedad en la localidad costera jamás fue propiedad de la diputada, sino de su esposo, Juan Amado. S

Según el vocero, la casa fue adquirida por Amado antes de su matrimonio con Ocaña, asegurando que la legisladora "no tiene que declarar lo que nunca fue suyo". Legalmente, explicó, la casa en Mar de las Pampas pertenece a las hijas del anterior matrimonio de Amado y no podría haber sido "donada" a ellas por Ocaña.