Tras la decisión del gobierno de Cambiemos de privatizar las transmisiones del fútbol argentino a partir de noviembre, las empresas a cargo de la Superliga impedirán que los usuario de las redes sociales reproduzcan los goles o jugadas más destacadas de los partidos.

Las empresas Fox y Turner crearán un departamento donde se encargarán de monitorear las redes sociales cuando muestren los partidos de la Superliga, la decisión de ambas organizaciones es limitar la difusión de los goles por las redes con el fin de erradicar la piratería.

Los dueños de estas organizaciones tendrán auditores externos especializados que se encargarán de chequear todo lo que se publique de fútbol argentino por Twitter y por Facebook.

Asimismo, tendrán unas licencias con derechos reservados televisivos del fútbol argentino, e impondrán una restricción al resto de los canales para que no emitan las imágenes destacadas de los encuentros.

Ir a la cancha, grabar los goles y ver las jugadas en vivo estaban permitidas y no poseían algún control, esta decisión la tomaron por su inversión de los próximos cinco años, con un valor de 1000 millones de dólares.

"Nosotros subimos a una plataforma una versión oficial de los partidos que transmitimos con la descripción exacta del contenido. Avisamos por dónde pueden pasarse las imágenes. Ese es un ADN madre. Después, un software lo compara con los millones de imágenes y videos que se transmiten en tiempo real. Se encienden alarmas instantáneas de quienes replican el contenido sin tener los derechos. Y el contenido se da de baja", indicaron los empresarios.