El dólar subió 16 centavos y quedó en $ 19,95, al borde de la barrera de los $ 20. La divisa norteamericana no para de subir desde diciembre de 2017, cuando estaba en 17,50.

Según los medios especializados, la mini-devaluación de las últimas semanas tiene que ver con que los inversores están dolarizando sus portafolios, a partir de la baja de la tasa de interés determinada por el Banco Central y de expectativas sobre una mayor devaluación en el corto plazo.

Mientras, el dólar se fortalece a nivel mundial, en un contexto de caída de la bolsa en muchos países. A esa situación de inestabilidad se suma un problema para Argentina, muy endeudada en dólares en los últimos dos años. Estados Unidos decidió subir su propia tasa de interés, lo que encarecerá el endeudamiento.

"Esto lo que te avisa es que el financiamiento no dura para siempre. En el corto plazo esto genera un encarecimiento del financiamiento. De alguna forma te enciende señales de alerta", reconoció la consultora Marina Dal Pogetto en diálogo con Ámbito Financiera.