A partir de , los valores en surtidor para la Ciudad de Buenos Aires de YPF son un 4,89% más caros en el caso del gasoil, y 4,55% en las naftas. Un día antes, desde las cero horas del sábado, Raizen Argentina, la licenciataria de la marca Shell, había dispuesto un ajuste del 9,5% en el precio de todos sus combustibles.

La petrolera angloholandesa argumentó que el aumento fue el resultado del traslado al precio final de los aumentos en la cotización del barril de petróleo y del salto en el valor de la divisa. En tanto desde YPF se intentó moderar la suba y postergar parte del aumento para amortiguar el impacto que tendrá en las tarifas en los próximos meses previos a las elecciones. 

El mismo criterio se aplicará en el caso del gas, distribuyendo en tres cuotas (abril, mayo y junio) el aumento del 29 por ciento en la tarifa doméstica que inicialmente se preveía aplicar desde este lunes. No son los únicos aumentos que sufrirán los usuarios en el transcurso de estas semanas. 

El anuncio de YPF señala que los nuevos precios, a partir de hoy, en Capital Federal, serán, para la nafta súper, de 40,43 pesos por litro; gasoil, 37,94 pesos, nafta Infinia, 46,65 pesos, y el diesel D500, 46,65 pesos por litro. “Los aumentos reflejan el efecto de variables clave para la conformación de los precios, como son el aumento en el ICL e IDC (tasas impositivas), el tipo de cambio y las variaciones en el precio del Brent (petróleo crudo)”, señaló la petrolera estatal en su comunicado y aclaró que “los precios anunciados por YPF siguen siendo de los más bajos de la región, tanto en naftas como en gasoil”.

“En un marco de volatilidad de las variables que determinan el precio de los combustibles, YPF ha venido buscando adecuar dinámicamente sus precios en los últimos meses, a fin de atenuar el impacto de los aumentos en el consumo de naftas y gasoil”, afirmó la petrolera estatal. 

Fuente: El País Digital