Este lunes, concejales de la oposición, agremiados de ATE y miembros de organizaciones sociales denunciaron que el intendente de Quilmes, Martiniano Molina, los mandó a espiar ilegalmente. "Estábamos acompañando el reclamo de ATE y nos siguieron para sacarnos fotos", explicó una concejala.

El grave echo de persecución política sucedió durante una jornada de protesta en reclamo de la reincorporación de dos delegados de ATE que el municipio decidió desvincular, y que contó con la presencia de concejales opositores.

En concreto, los manifestantes allí presentes aseguraron que tres civiles, supuestamente policías, los siguieron para fotografiarlos y denunciarán esta semana al municipio del intendente Martiniano Molina por "clara persecución política".

"Suponemos que estaban ahí cumpliendo con un rol de policía de civil. Compañeros creen, por haberlos visto en otras manifestaciones, que eran policías de la provincia", contó en C5N la concejala por el FPV PJ, María Eva Stolzing.

De este modo, cuando salían de la reunión mantenida con representantes municipales sobre el pedido de reincorporación, fueron seguidos por tres civiles que comenzaron a fotografiar a todos los presentes en la escalinata de la municipalidad de Quilmes.

"Es una clara persecución política, lo que quieren es amedrentar a la población. Policias uniformados ya han sacado fotos a una manifestación, te piden revisar bolsos y carteras, te siguen dentro de la municipalidad", señaló Stolzing.

Además, esta semana labrarán una denuncia con pedido de investigación para dar con la identidad de los civiles que estaban con la cámara sacando fotos a los dirigentes y concejales.

 

 

Por su parte, la concejala manifestó: "La semana pasada me enteré que hay gente que tiene una restricción para llegar a la municipalidad o a desarrollo social. Les iniciaron una causa para que no se puedan acercar. Causas inexistentes, armadas, que esas personas los agredieron y así no pueden acercarse a los edificios municipales", denunció.