Empleados de la municipalidad de Quilmes y personal de la comisaría 6° de Ezpeleta, allanaron y clausuraron este martes un geriátrico sin habilitación que funcionaba en la calle Laguarda 621.

En el establecimiento había 15 adultos mayores internados, de los cuáles uno de ellos debió ser derivado al Hospital de Quilmes por su estado de salud. 

En el procedimiento, en el que se identificaron por lo menos 5 empleados, se realizó bajo la supervisión de la fiscal Marian Curra Samaniego a cargo de la UFI Nº6.

“Del resultado de la diligencia se logró salvaguardar la integridad física de 14 ancianos que se encontraban alojados en condiciones infrahumanas con la capacidad de alojamiento sobrepoblada y en hacinamiento, con dos habitaciones de pequeñas dimensiones con cuatro camas cada una de ellas, y un dormitorio improvisado en un garaje con seis camas todas con colchones de goma espuma en mal estado de conservación, no respetando el mínimo protocolo de bioseguridad”, indicaron fuentes policiales al dar cuenta del primer balance. 

Personal de Fiscalización realizo la clausura del geriátrico clandestino, mientras que bromatología realizo el acta de infracción por secuestrar mercadería en mal estado de conservación, junto con el secuestro de medicamentos y alimentos vencidos, y de historias clínicas de los ancianos alojados.

“Medico de policía presente en el lugar, dispuso el traslado de uno de los octogenarios por encontrarse comprometida su salud al asiento del Hospital Iriarte para su posterior internación por parte de la Secretaria de Tercera Edad en el Hogar Ave Fenix. En cuanto al resto de los ancianos alojados, fueron entregados a sus familiares para su resguardo”, ampliaron. 

Familiares de los ancianos internados se presentaron este miércoles en las inmediaciones del estableciento clausurado, y ratificaron las denuncias de irregularidades: “Les pegan, los maltratan. Lo que vi fue horrible. Para que no molesten los tiene dopados todo el día y eso que estuve unas horas nada más. Además viven atados los pobres viejitos”, alertó una mujer en marzo pasado ante la Comisaria 6°, al momento de ser convocada por la Policía Bonaerense para llevar adelante una prueba en el falso geriátrico San Miguel Arcángel de Ezpeleta.

Fuente: Política Argentina