El repunte del Frente Cambiemos en las elecciones generales abrió la posibilidad de que el candidato Mauricio Macri llegue a la presidencia, y de que el Pro lidere entonces la Ciudad de Buenos Aires, la provincia y la nación. Lo que significaría que ese espacio político tendría que ocupar tres estados. ¿Pero le dan los números para abarcar las tres administraciones?

El armado de Cambiemos en la provincia de Buenos Aires se pudo consolidar gracias a la alianza que el Pro hizo con el radicalismo con el costo de desguazar ese partido histórico. Ese resabio de radicales que se vio inmerso en la propuesta neoliberal de Macri, tiene ahora la oportunidad de cobrar protagonismo frente al vacío de cuadros que tiene el espacio de María Eugenia Vidal.

El massismo también tiene posibilidades de ganar lugares en la conformación del futuro gabinete, pero si avanza en esa dirección limita su idea de liderar el nuevo peronismo que nacería si Daniel Scioli quedara fuera de juego en el balotaje.

Sergio Massa sueña con la idea de ser la cabeza de ese peronismo que viene, que confrontaría con Cambiemos, pero la realidad es que ha tenido serias dificultades para contener a los peronistas que llegaron al Frente Renovador y todavía sufre las fugas de algunos de sus miembros.

Lo cierto es que Vidal espera hasta después del balotaje para decir su gabinete, y definir si los pocos cuadros que tiene el Pro se incorporan a la gestión provincial o nacional.

Una estrategia que planea el líder de Cambiemos es incorporar a los CEO de las grandes empresas a su administración. Esto lo denunció claramente el candidato presidencial, Daniel Scioli, durante el debate del pasado domingo donde dejó en "orsai" a Mauricio Macri en varias oportunidades.

Scioli hizo clara alusión a que tanto el ex CEO de Shell, Juan José Aranguren; cómo el ex gerente de Monsanto, Leonardo Sarquís, y Alfonso Prat Gay, que fue funcionario del JP Morgan, son referentes económicos de la alianza Cambiemos y tienen previsto ocupar lugares en la gestión que llevaría adelante el Pro.

Pero la incorporación de empresarios a la gestión pública no es algo nuevo para el macrismo, que por ejemplo tiene en la Ciudad de Buenos Aires a Francisco “Pancho” Cabrera desempeñándose como actual Ministro de Desarrollo Económico.

Cabrera quien es líder de la Fundación Pensar, fue ex director ejecutivo del diario La Nación, y durante la década del noventa fue ejecutivo del grupo financiero Roberts y gerente general de Máxima AFJP.

De su estrecha relación con los sistemas de capitalización y con las AFJP que los administraban, se desprenden sus declaraciones en el Coloquio de IDEA de Mar del Plata que se realizó el año pasado, donde reveló que un gobierno de Macri impulsaría “vender en bloque las acciones de empresas del Fondo de Garantía de Sustentabilidad de la Anses a fondos de pensión internacionales, que podrían colocar directores con el objetivo de maximizar el valor de las compañías y así obtener beneficios para sus inversores”.

Este tipo de empresarios, son los que hoy integran o impulsan la Fundación Pensar que tiene como objetivo alimentar con cuadros políticos o empresariales al futuro gobierno de Macri, pero tampoco serian suficientes como para ocupar los cargos que se abren en la administración pública nacional y provincial.

Por lo que fuentes cercanas a Cambiemos indicaron que no descartan la posibilidad de que integrantes de la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL) se sumen al futuro gabinete del Pro.

FIEL, es una institución fundada en 1964 por la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, la Cámara Argentina de Comercio, la Sociedad Rural Argentina y la Unión Industrial Argentina,  y algunos de sus miembros pasaron por el gobierno de la Alianza bajo la gestión de Ricardo López Murphy.