(por Ignacio Cantala) El dirigente del Frente de Izquierda, Nicolás Del Caño entregó a las redes sociales uno de los tuits más polémicos y bizarros del año al referirse a la muerte de Fidel Castro.

Del Caño supo cosechar el 3,27% de los votos a Presidente de la Nación en las elecciones del año pasado, luego de haber derrotado en una interna raquítica a su contrincante Altamira.

El joven dirigente oriundo de Mendoza y nacido en las filas del Partido Socialista de los Trabajadores escribió : “Murió Fidel. A pesar de nuestras diferencias llamamos a todos los jóvenes a estudiar su legado".

Las mayor parte de las reacciones le recordaron que era algo insolente compararse con Fidel para establecer diferencias con él y otro sinfín de mensajes le recordaron que la principal diferencia radicaba en que Fidel Castro lideró un proceso revolucionario exitoso que se enfrentó a la mayor potencia mundial durante más de 60 años y que Del Caño no había logrado tener éxito ni en sus revoluciones teóricas. Otro conjunto relevante de mensajes le recordaron las declaraciones de Fidel llamando a defender a Cristina Fernández de Kirchner porque simbolizaba el punto más alto de lucha en América Latina.

En ocasión del acto del Frente de Izquierda en Atlanta Del Caño había manifestado que se vienen momentos difíciles en el mundo por la victoria de Trump y de Macri en la Argentina y que la lucha de la izquierda radicaba en abolir el imperialismo en todo el mundo. Luego de eso, fustigó a Massa y a Pichetto por ser complices del endeudamiento desde el Congreso Nacional y destacó la necesidad de la unidad de los trabajadores, que supere la burocracia acomodaticia de la CGT.

Si Del Caño siguiera el consejo que brinda en su tuit encontraría en el legado de Fidel Castro varias puntas como para encontrarse con el camino de la revolución o eventualmente del sano silencio o la humildad.